martes, 31 de marzo de 2009

Calatayud - Aragón - España - agosto 2008

A los habitantes de Calatayud no les gusta mucho que los graciosetes que caen por allí les pregunten por La Dolores. Pero no parece molestarles que, prescindiendo de su nombre, les llamen "mañas" o "maños".
Los habitantes de Calatayud no se denominan "calatayenses" ni "calataínos" ni nada semejante. Se llaman bilbilitanos, en recuerdo de la romana Augusta Bílbilis; no obstante el otro punto focal que marca la vida de quienes la habitan es Qalat-Ayyub; el castillo de Ayyub. Proliferan así los comercios cuyos nombres se relcionan con uno u otro recuerdo, Bazar Bílbilis o Gas-Ayud.
El Paseo de las Cortes de Aragón es muy bonito en verano, cuando las copas de los plátanos los cubren por completo. Cuando estamos por la zona, paramos por el café Manhattan, que está bastante bien, y luego pasamos a ver los pavos reales que anidan a la orilla del Jalón.
Los Bilbilitanos suelen escribir "carnecería", aunque no todos. Solo lo hacen los que tienen una y deciden llamarla así.

domingo, 29 de marzo de 2009

Aix en Provence - Francia - 27/08/2008

Visitamos Aix en Provence ( 43º 31´53´´N 5º 25´24´´ E) en una tarde de verano de 2008, de vuelta de Marsella, que era el objetivo original. Cada tanto, cuando las finanzas lo permiten, nos da el ataque de ver cuantos kilometros se pueden hacer en el mismo día; no se si es la mejor manera de hacer turismo; pero seguro es una de ellas. Ciudad antiquísima y con no muchos monumentos, pero llena de detalles arquitectónicos sumamaente interesantes, fue fundada por los romanos como Aqua Sextae en 123 a.C, capital de la Narbonnensis Secunda en el siglo IV, pasada a la Corona de Francia en 1487. Rincones como el de la foto hacen pensar en los años de historia acumulada en ellos y sus habitantes. En verano, el Cours Mirabeau, el paseo mas importante de la ciudad, es una especie de túnel verde formado por las copas de los árboles que se tocan entre sí. Indudablemente, es una ciudad habitada por gente que en general, parece pasarselo muy bien, y recomendable para pasar bastante mas que un rato.
Reconocimos a otros argentinos que trataban de comprar hielo en un colmado: -Bonyú, ¿Glassón? - El tendero le respondió algo así como (perdón, no se francés) -Non, nous ne avons pas, des glaçons.
-Dejá, negro, -respondió la señora- vamo´al Monoprí. En fin.