domingo, 19 de abril de 2009

Francia- Rennes-le-Château - agosto 2008

Torre Magdala


A primera vista, esta población de escasos 100 habitantes no parece tener ningún atractivo especial que ocasione una afluencia de decenas de miles de turistas al año, ni razones para que su suelo haya sido perforado como un queso, ni relevancia que justifique haber sido mencionada en el  best-seller El código Da Vinci, pero lo cierto es que su nombre se encuentra vinculado a un misterio no resuelto aún: ¿Que encontró el abat Saunière mientras ejecutaba los trabajos de reforma de la iglesia el pueblo? ¿Como pasó de ser un simple sacerdote de pueblo a vivir en la opulencia? ¿Porqué la pila bautismal de la iglesia, -repleta de símbolos masónicos- está soprortada por la figura de un demonio? ¿Que buscaba el párroco en la obra de 1630 "Los pastores de la Arcadia", de Nicolás Poussin? Sea como sea, mucha gente de la localidad aprovecha con sobradas razones el interés turístico que mueve a muchos a darse una vuelta por aquí. Solo el camino, la D118 que bordea el río Aude, bien vale la visita.


El Aude, a la altura de Quillan

No hay comentarios:

Publicar un comentario